atletismo y muchas más cosas

atletismo y muchas más cosas

jueves, 22 de diciembre de 2016

Campeona provincial y "otras cosas" de diciembre

Bueno, pues casi sin darnos cuenta ya vamos a cerrar el año. Bien movidito que ha sido el 2016... Llevo un mes sin tocar el blog y la verdad que ya lo estaba echando en falta. He tenido mucho movimiento de aquí para allá: entre Segovia, Aranda de Duero, Burgos... Kilómetros entrenando, kilómetros de trabajo y kilómetros para competir. Y aunque no es excusa, si no estoy centrada para escribir prefiero no hacerlo.

La última semana de noviembre la pasé en Segovia, hospedada en La Granja de San Ildefonso (un lugar precioso, la verdad); trabajando y formándome en la tienda de ForumSport de Segovia y entrenando viendo amanecer de 7 a 8 de la mañana. Tras el puente de la Constitución echaba a andar la nueva tienda de ForumSport en Aranda de Duero: viajes en coche, nuevos compañeros, haciendo por cuadrar y acoplar entrenos, etc... Pero con muchas ganas.

Por fin llegaba en la temporada uno de mis crosses favoritos: el Cross de la Constitución en Aranda de Duero. A su vez era Campeonato Provincial y para mí cita de reunión (por fin) con algunas de mis compañeras del Seoane Pampín (no todas ya que algunas debían descansar para el Cpto. Europeo de Cross) y con el presi Fernando, al cual no había podido ver desde el Cpto. Nacional Absoluto...



Una mañana de otoño con suerte en lo climatológico, con sol y no muy baja temperatura (esa semana la niebla estaba dando mucha guerra). Viajamos desde Burgos Laura, Rubén y yo. Aparcamos y a la recogida del dorsal, ya ahí me junté con Azu y Elena, que no veía desde Atapuerca. Nos ponemos un poco al día de "nuestras cosas" y vamos a cambiarnos y a calentar. Besos y abrazos con Fernando y el resto del equipo y al trote a dar vueltas para entrar en calor e ir concentrándonos en la carrera. En el calentamiento me encontré algo pesada de piernas, pero supuse que se debía a esos días de atrás cargados de horas de viaje y otras tantas de estar de pie. Pero el solecito y la temperatura acompañaban junto con buenas compañeras y buen circuito como para hacer en pensar en positivo. 

No son muchas las que corren con clavos en Aranda, pero la verdad es que a mí me cuesta entenderlo. Es un circuito seco, de tierra dura y gravilla, no veo ni he visto nunca la necesidad de correr con clavos. Para mi mis Adidas Adios Boost son ideales para ese terreno. Además, como peculiaridad este año no se hacia el tramo del campo de fútbol (antes de tierra y ahí sí que se podía agradecer el agarre de los clavos) ya que estaba en obras... Por lo tanto, con unas voladoras se corre de maravilla en este circuito. Lo malo de no hacer esa parte del circuito de años anteriores es que se daba una vuelta más al resto del circuito y que además la salida, para ir "empezando bien" se producía en la subida a la Ermita.

Recordaré esta carrera por mucho tiempo, lo reconozco... Nada más salir me coloqué en cabeza de carrera y tomé unos metros de ventaja durante toda la primera vuelta. Seguro que más de uno pensaría "¿dónde va ésta a ese ritmo?". Pero no os engañéis. Ni muchísimo menos mi intención era salir tirando de la carrera y a ritmo loco. Todo lo contrario: ¡íbamos muy lentas! De hecho el primer mil fue a 3:38... Comparando con el 3:20 de Atapuerca, ¡ya me diréis!



En la segunda subida y segunda vuelta ya me cogió el grupo y así tiramos otra vuelta entera. Estaba claro que las dos etíopes no querían tirar y gastar energía. Hablando claro se estaban dando un paseo con nosotras. En la bajada de la tercera vuelta, por detrás de la Ermita se me fue el tobillo y con más susto que otra cosa me quedé cortada del tropel. Escucho a Pablo chillarme "¿El tobillo bien?" y ahí me doy cuenta de que ha debido de ser bastante aparatoso el traspiés ya que casi acabo por el suelo. Acabo esa vuelta con dudas, desconcentrada, pensando en el pie... Hasta que ya empezando la cuarta vuelta me vuelvo a encontrar fuerte, empiezo a apretar y a recortar metros a Iris, Raquel y Jaqueline. Pero no son suficientes, noto las piernas constantes pero cansadas y me quedo sin llegar a alcanzarlas. Reviso la posición en carrera y regulo fuerzas, pensando ya en los últimos metros y que voy a proclamarme campeona provincial. Aprovecho para disfrutar un poco del público y sus ánimos y de las sensaciones buenas sensaciones que había tenido.

Momento pódium con Lau y Lidia, hidratación (porque la verdad sea dicha que tras el esfuerzo de la carrera y la hora cercana a las 14hrs la sensación era hasta de calor) y después a descalentar y un poco de charleta con el presi, con Elena Espeso y con todo el mundo con que me iba encontrando por el camino. Es lo que tenemos los atletas: cuando descalentamos no dejamos de encontrarnos unos y otros y no paramos de hablar ya que algunos tardamos meses en volver a vernos.



Vuelta a Burgos con el sabor amargo de que, si hubiese corrido un poquito más y de no haberme descolgado de ese grupo, quizás el resultado hubiese sido algo mejor en la clasificación. Pero esto es así, todo cuenta para bien o para mal. Y en ese sentido este domingo que acaba de pasar pude quitarme la espinita y terminar el Cross del Crucero con una satisfacción mayor que otros días... ¡Pero esta crónica os la contare a final de semana!



1 comentario:

  1. Todo esfuerzo tiene su recompensa Jime!!! Vaya temporada te espera👐👐 a acabar presidiendo la Sansil y poner fin a este 2016 agridulce para empezar un 2017 dulce entero😘💪🏆

    ResponderEliminar